Plopp es un juego en el que por todos los lugares surgen burbujas llamadas Plopps y empiezan a crecer. Cuando tocas una de estas Plopps, explota y provoca una onda expansiva, que dependiendo de cómo sea, puede provocar explosiones en cadena. Plopp es un juego aparentemente simple. Tu trabajo no es otro que hacerlas explotar, pero no es tan fácil como parece.

Las burbujas son de diferentes colores y crecen a ritmos diferentes y las más grandes y más rápidas valen más puntos que las más pequeñas y lentas. Para complicar las cosas, entre las burbujas de colores hay unas de color negro que solo se pueden estallar mediante las ondas expansivas provocadas por otras explosiones. 

Empiezas el nivel con una meta de puntos, pero incluso después de llegar a ella, puedes continuar hasta perder todas tus vidas. El juego es un auténtico reto, ya que hay un montón de burbujas y cuesta mucho seguir su ritmo de crecimiento. 

En definitiva, Plopp es un juego muy entretenido con el que podrás pasar un buen rato.




Articulos relacionados